El MARQ Alicante utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación
y realizar tareas de analítica. Si continúa navegando, entendemos que acepta nuestra política de cookies.

Cerrar este mensaje











 

 

 

Delicious

 

Senderismo en la Cava de Agres

 

Enclavada en el Parc Natural de la Serra de Mariola, la Cava Gran de Agres, es un claro ejemplo de arquitectura industrial que se desarrolló durante los siglos XVII, XVIII y XIX dedicada al abastecimiento de hielo en tierras valencianas. También conocida como Cava Arquejada, por la singular arcada de sillería que sustentó su cubierta, con el tiempo se ha convertido en uno de los iconos y seña de identidad de este paraje natural en el que se integran cultura, patrimonio y paisaje.

 

Construida en la segunda mitad del siglo XVIII, su finalidad fue la de almacenar y mantener la nieve para la producción y comercialización de hielo, una actividad derivada de la creciente demanda de este recurso para fines terapéuticos, culinarios y conservación de alimentos.

 

La Cava Gran es un depósito troncocónico de 17 m de profundidad y 15 m de diámetro cuya capacidad útil supuso el almacenamiento de 2.000 m3 de nieve. De planta hexagonal en su parte aérea exterior, con ventana en cada uno de sus seis lados por las que se arrojaba la nieve, la estructura de su tejado se construyó en bóveda nervada apuntada, formada por seis arcos (nervios). Dispone de una galería de acceso al interior del pozo por la que se realizaban las tareas de extracción del hielo.

A comienzos del siglo XX, con la revolución que supuso en la industria del hielo la producción de frío artificial, se produjo su abandono, el desmantelamiento de su tejado y su consiguiente degradación.

 

De titularidad pública desde 2008, su recuperación y puesta en valor como equipamiento de carácter cultural ha sido llevada a cabo por la Diputación de Alicante.

 

Recogida y almacenaje

La actividad industrial comienza en período invernal, momento en el que se recoge y se almacena. Es cuando los jornaleros son llamados al trabajo mediante pregones y realizan la recogida de la nieve con capazos que transportan al pozo en el que se apisona en capas o tongadas mediante pilons, para que ésta se compacte y pierda volumen. Debido a la dureza del trabajo lo hacían por turnos, envolviendo sus pies en sacos evitando así congelaciones. Llenado el pozo, las puertas de abastecimiento eran cegadas para aislar y conservar la nieve.

Extracción y transporte

Las labores de extracción se realizaban en el verano y al atardecer. La nieve, muy endurecida y compactada se serraba cortándola en bloques que, izados mediante poleas, eran cargados en el exterior en las alforjas de las caballerías envueltas en paja y mantas pesando cada carga 10 arrobas (unos 120 kg). El trayecto se realizaba de noche para poder llegar a su destino antes del amanecer, evitando de esta forma que el hielo se fundiese. Allí se depositaban en las nevaterías o casas de nieve donde se realizaba la venta, siendo obligatorio disponer de ella todos los días salvo multas o sanciones en algunos casos cuantiosas. El precio del hielo era variable, al ser el periodo estival el momento de mayor consumo, los precios eran más elevados, en parte para paliar las pérdidas que se producían durante el transporte.

A comienzos del siglo XX el comercio de la nieve llegó a su ocaso con la aparición de las primeras fábricas de hielo artificial, provocando el abandono de estas arquitecturas industriales, singularmente abundantes en nuestra geografía de montaña.

 

La Cava Gran de Agres junto a los demás “pous o caves de neu”, o neveras, han sido reconocidas como Bienes Inmuebles de Relevancia Local por la Ley de Patrimonio Cultural de la Generalitat Valenciana, por lo que constituyen equipamientos de carácter cultural del Parc Natural de la Serra de Mariola.

Formando parte del entorno en el que se ubica la Cava Gran encontramos otro atractivo dentro del Parc

Natural de la Serra de Mariola, la “Teixera d’Agres”. Se trata de una de las poblaciones de tejos más meridionales de Europa, contando con ejemplares centenarios y otros rondando el milenio. A cobijo de la arquitectura de la Cava Arquejada, y en el fondo del pozo, existe uno de los 14 ejemplares macho de los 57 censados. Esta especial circunstancia, junto a las inusuales sensaciones que se obtienen al descender al fondo del antiguo nevero, añade un valor excepcional a la visita.

 

te puede interesar te puede interesar

 

síguenos en facebook síguenos en twitter síguenos en google plus Canal Vimeo del MARQ la tienda del MARQ reservas escolares  

Página diseñada y realizada por
CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA