MARQ AlicanteDiputación de Alicante

 

Delicious

 

EL AMORETTE

 

 

MAYO 2013

 

UN INSTRUMENTO MUSICAL MECÁNICO DE FINALES DEL SIGLO XIX

 

 

 

 

 

 

Vista posterior del amorette

 

 

En el área expositiva del hall del MARQ se exhibe una curiosa y singular pieza, un Amorette, que fue donado en 2006 al museo por los hermanos Carmen y Luis Botella García. Este pequeño organillo automático de viento, accionado a manivela es, junto con otros modelos similares, uno de los primeros reproductores de música que comenzaron a fabricarse en Alemania a finales del siglo XIX, destinados al ámbito doméstico. Podían ejecutar una música programada previamente que se fijaba en un soporte determinado (cilindro de púas, cinta perforada, disco perforado, rollos de papel…).Comenzaron las compañías así a fabricar y registrar patentes diferentes como el Ariston, que funcionaba con discos de cartón perforado. Otros modelos fueron la Organina, el Herophon (de disco cuadrado en el que se movía el mecanismo interior en vez del disco), el Manopan o la Celestina (en el que la canción se codificaba en un rollo de papel) o el Amorette, que funcionaba con discos de metal.

 

Los avances en estos tipos de instrumentos, unido al deseo generalizado de escuchar música en los hogares, en un ambiente cultural donde el desarrollo de la música teatral sirvió para difundir los pasajes musicales más pegadizos, produjo un resultado espectacular en poco tiempo, alcanzando una gran popularidad y favoreciendo la venta de organillos mecánicos entre la burguesía. Sólo el éxito posterior de aparatos como el Polyphon (con discos de metal y cilindro de púas) o del Gramófono, en el cambio de siglo, fueron acabando con su reinado.

 

 

 

Discos perforados de metal del amorette

 

Los doce discos que acompañan al Amorette están fabricados en metal (zinc). Éstos presentan en su reverso unas perforaciones que se corresponden con las notas musicales que conforman un pasaje de una canción, mientras que en el anverso se muestran los nombres y los números de referencia de esas melodías.

 

En los trabajos de documentación e investigación que se llevaron a cabo para averiguar su nombre, fabricación, época, etc., fueron fundamentales los contactos con museos especializados en instrumentos musicales, como el Centro Etnográfico de la Fundación Joaquín Díaz de Valladolid, desde donde se nos facilitó la dirección de un taller de restauración de instrumentos musicales, recuperando así el sonido que, por el paso del tiempo, había perdido.

 

 

 

Trabajos de restauración del amorette

Vista del mecanismo interno del instrumento

 

 

No quedaba completa su exposición si esa recuperación acústica no se inmortalizase, grabando sus discos para perpetuar su sonido y poder disfrutar en cualquier momento de su música, igual que lo hicieron sus propietarios más de un siglo atrás. Desde el museo se contactó con el músico y compositor Luis Ivars, autor de composiciones musicales de numerosas exposiciones temporales exhibidas en el MARQ, con el fin de encargarle la grabación de los discos del Amorette. Aquí podrán escuchar íntegramente, con una perfecta fidelidad al sonido original, los pasajes de canciones que contienen esos doce discos, desde polcas (como La Estudiantina) hasta canciones populares (como El Turia o La Paloma), pasando por marchas y valses, representación de los gustos musicales del momento.

 

 

 

Placa de venta del amorette

Sección de instrumentos musicales del catálogo del Bazar Giner

 

 

 

EL AMORETTE. UN VIAJE EN EL TIEMPO A TRAVÉS DEL SONIDO.

Luis Ivars

 

El Amorette y otras marcas de organillos neumáticos acercaron, en su momento, la música al ámbito privado. El sueño de “congelar” las obras musicales para ser consumidas en el momento deseado, tuvo en este aparato un protagonismo histórico. Es en si mismo un elemento de la arqueología moderna. Hasta tal punto, que cuando descubrí el riguroso trabajo que Consuelo Roca de Togores había realizado en el MARQ y pude escuchar en vivo el peculiar sonido del Amorette, tuve la convicción de que la grabación de todo su repertorio supondría la mejor iniciativa en aras de su trascendencia en el tiempo. Pensado y hecho. Fue en estudio Sacramento. Y bajo la dirección técnica de Daniel Saiz, revivimos la experiencia de “reinterpretar” los viejos discos de zinc en el Amorette. Había que sentir como fluía la música al girar la manivela para darle más o menos velocidad a la canción y llevarla a su tempo adecuado. Y así, de repente, a través del sonido, se abrió una ventana en el tiempo que nos transmitió sensaciones de una época de más de un siglo atrás. Un viaje que les invito a disfrutar a través de la web del MARQ, con la audición de esta grabación.

 

El Amorette, tan lejos, tan cerca, fue parte de una nueva relación de la música con las personas en una época de grandes cambios. Hoy, más de un siglo después, los ya viejos reproductores de CD o los posteriores de mp3, son consecuencia de aquella semilla de democratización de la música, que definitivamente se ha establecido en nuestra cotidianeidad.

 

Proceso de grabación de los discos del amorette

Notación del teclado en los secuenciadores digitales

 

 

 

 

Escucha el amorette

 

 

 

 























MARQ Diputación de Alicante

 

Localización | Horarios | Tarifas | Mapa web | info@marqalicante.com | Tlf.: 965 149 000


síguenos en facebook síguenos en twitter síguenos en google plus Canal Vimeo del MARQ la tienda del MARQ reservas escolares  

Página diseñada y realizada por CREHAZ COMUNICACIÓN Y TECNOLOGÍA